business catalog article new catalog business opportunities finance catalog deposites money catalog making art loan catalog deposits making catalog your home good income catalog outcome issue medicine catalog drugs market catalog money trends self catalog roof repairing market catalog online secure catalog skin tools wedding catalog jewellery newspaper catalog for magazine geo catalog places business catalog design Car catalog and Jips production catalog business ladies catalog cosmetics sector sport catalog and fat burn vat catalog insurance price fitness catalog catalog furniture catalog at home which catalog insurance firms new catalog devoloping technology healthy catalog nutrition dress catalog up company catalog income insurance catalog and life dream catalog home create catalog new business individual catalog loan form cooking catalog ingredients which catalog firms is good choosing catalog most efficient business comment catalog on goods technology catalog business secret catalog of business company catalog redirects credits catalog in business guide catalog for business cheap catalog insurance tips selling catalog abroad protein catalog diets improve catalog your home security catalog importance

Febrero 2011 Archives

Cultura empresarial.

| No Comments | No TrackBacks

(Publicado en El Mundo de León, el 20/02/2011).

 

Érase una vez (otra vez) una empresa en aguda crisis financiera, sin liquidez y con exiguos activos, que lleva meses sin pagar a sus empleados, aunque éstos siguen presentándose a trabajar puntualmente. Que ha disfrutado y dilapidado jugosos recursos públicos, subvenciones y dádivas, pero que apenas tiene salida entre sus clientes, cada vez más escasos y cada vez menos entusiastas con sus productos y su cuenta de resultados. Que, además, tiene sede en suntuosos locales de propiedad pública, regalados por una ridícula y simbólica cantidad en concepto de alquiler, sin que haya conseguido no sólo ocuparlos en un porcentaje digno, sino tan siquiera lograr réditos y confianza suficiente de sus accionistas como para mantenerlos. Esta empresa sigue fondeada en niveles ínfimos de calificación que, según parámetros de los Standard & Poor's o Moody's del ramo, no sólo ponen en cuestión su rentabilidad, sino que revelan un inmovilismo desesperante, pues durante décadas la empresa se ha mantenido lejos de mejorar tal categoría, malogrando clasificaciones que pudieran convertirla en rentable o, al menos, justificar su coste. Calificaciones que sólo ha alcanzado raras veces, efímeramente y en décadas ya distantes, un pasado "glorioso" (en la empresa tienen afición al ditirambo), pero marchito y remoto. Por no contar, esta firma tampoco cuenta, pese a una popularidad y "tradición" que dan por hecho una respetable imagen pública, con una trayectoria de mandatarios sagaces, siendo así que sus dirigentes suelen tender al escaqueo en cuanto cesan las ayudas oficiales, no se les exige balances demasiado saneados y, salvo apariciones públicas más o menos predecibles y tópicas, su gestión nunca ha sido muy ejemplar que digamos. Es más, cuando alguien nuevo pretende reflotar este barco hundido, pide más ayudas como única y milagrosa receta. Consecuencia de ello, sin embargo, no ha sido una quiebra o liquidación terapéutica, como sí suele sucederles por la mera fuerza de la lógica a otras empresas de igual o mayor solera.

Ésta, que ahora es una historia muy común por obra y gracia de la crisis, tampoco ha provocado un cambio de modelo empresarial o un cambio de estrategia que permita seguir adelante por caminos menos pedregosos. Y no me refiero, claro está, a ninguna rumasa, sino a la Cultural y deportiva leonesa.

O sigue igual, dilapidando cada vez más dinero y entusiasmo, o se disuelve: ¿es esa la cuestión? Quizás haya una tercera vía (suele haberla), que nos brindan las raíces: se trata de un equipo de fútbol. Volver al deporte. A invertir en la cantera, a contar con categorías inferiores bien dispuestas, a que el equipo mayor sea modesto, se redimensione respecto a la ciudad, al fútbol y la economía actuales, que sus jugadores se hayan formado aquí y que, si puede mantenerse en la categoría, lo haga y si no, compita donde deba competir según sus méritos y el empuje de sus cimientos deportivos y su afición, no por el talonario de que dispongan sus dirigentes. En Inglaterra, donde el fútbol aún mantiene señas deportivas, muchos equipos de ciudades similares son amateur y su hinchada y el entusiasmo de sus jugadores no merma, al contrario. Por otro lado, aún recuerdo los apuros que hacían pasar a la laureada Roja selecciones de las Feroe, de Islandia, etc. compuestas por aficionados, con centrales que eran charcuteros y extremos que se dedicaban a la fontanería o la abogacía. Seguirían entonces jugando al fútbol y yendo al estadio quienes amasen este deporte. Y si la afición y la cantera no fueran suficientes, lo mismo es que no es preciso contar con un equipo de fútbol en cada ciudad, cueste lo que cueste.

Si eso fuera así, si el referente fuera el deporte, a mí ya no me importaría que con los impuestos de todos se financiara la pervivencia esta antigua marca, transformada a nuevos tiempos y nuevas formas gracias al brío de lo sostenible y lo razonable. Si sigue como hasta ahora, me molesta tanto como cuando se destinan esos caudales públicos a salvar un banco. Por ejemplo.

 

Luis Grau Lobo

Dies irae

| No Comments | No TrackBacks

(Publicado en El Mundo de León el 6 de febrero de 2011)

Hablaba de momias la vez pasada, pero no mencioné a los dirigentes que más se ajustan a esta definición. Esos a los que jóvenes airados y ciudadanos largo tiempo amordazados zarandean en aquellos países norteafricanos donde las tapas de algunos sarcófagos se han abierto y se ventilan al fin. Una región que se mueve a empellones revolucionarios ante el estupor y la parálisis de Occidente.

Recuerdo bien finales del año 1987 en Túnez. El golpe de estado que acabó con el viejo líder independentista Burguiba, instalando en el poder a su delfín Ben Alí, fue un apacible acto de confinamiento de aquél en el palacio cartaginés que se encontraba a pocos metros de donde unos amigos hacíamos turismo. No nos enteramos de nada, porque quizás los derrocamientos se notan si existe algún efecto en el país, y éste no lo tuvo. Fue un simple cerrojazo y la perpetuación de un statu quo: otro perro para el mismo collar. Occidente calló. Recuerdo también cómo, hace una docena de años, un guía oficial egipcio intentaba convencernos a un grupo de españoles de lo homologable de su democracia respecto a los países europeos. Algo así, pensaba entonces y ahora, es lo que nos sucede respecto a estos regímenes autoritarios: los consideramos aceptables mientras sirven a nuestros intereses ocasionales de veraneantes. Mientras nos ofrecen el espectáculo de un país exótico, milenario y henchido de esas antigüedades y tipismos que tanto excitan la mente del europeo medio, mientras destilan ese petróleo que ingerimos en gigantescas dosis y no se rebelan como fantasmagóricos nidos de integrismo, mientras nos regalan un lugar de excursión seguro, vigilado y dócil estos países son ejemplos de colaboración y suponen un aliado fiable y preferente. Pero cuando sale a la luz toda la miseria que ocultan sus políticas despóticas y el pueblo dice basta, miramos a otra parte o, como le ha pasado al presidente francés, nos llevamos las manos a la cabeza por miopía o por la revelación pública de nuestra interesada máscara.

Las palabras nos delatan. Ben Alí fue un decoroso jefe de gobierno hasta que la calle comenzó a denominarlo por su nombre y, sólo después de su caída, nuestra prensa comenzó a calificarle con precisión: dictador. Hasta hace unas semanas se hablaba del presidente Mubarak, mientras que algunos informativos empiezan ya a llamarle tirano. ¿Y ahora qué? Calientan motores Yemen, Argelia o Jordania. Y está Gadafi, espantajo de sí mismo, convertido en una caricatura involuntaria de Michael Jackson, o el monarca marroquí, que perpetúa el absolutismo de su padre y mantiene rehén a una nación ocupada.... La lista es larga.

Agencias de la ONU han calcado que los gobernantes corruptos mantienen en cuentas opacas cerca de treinta mil millones de euros. Pero ese no es el problema. Ni tampoco que muchos de ellos "ganaran" las elecciones con más del 90 % de los sufragios en sus simulacros de democracia. El quid de la cuestión reside en una generación que ya no tolera más engaños y que ha tomado las riendas de su propio mayo del 68, hijo en esta ocasión de la miseria y la opresión, exigiendo un cambio copernicano en países que se han quedado en la cuneta para solaz de una jerarquía fósil y carterista, propia y foránea. De aquí llegan los vientos más frescos que han barrido el mundo desde la caída del muro de Berlín, usando, además, medios tecnológicos que los occidentales utilizamos como pasatiempo. Allí donde se inventó una forma de civilización que aún atesoramos, la tierra se mueve de nuevo como quizás no se movía desde tiempos del profeta Mahoma. Y nada en el Corán ha de obstaculizar que así sea, como nada en la Biblia impide a los católicos ser demócratas, luchar por la justicia y el derecho a una vida digna y libre.

Pero es preciso actuar y hablar claro. Empezar a entendernos con el mismo lenguaje que utilizamos en casa. Sin temer una crisis energética o una escalada de radicalismo que sí provocaríamos si, abandonados a su suerte, quienes se alzan contra estos regímenes recibieran como respuesta más represión, más muertes, más violencia. Escribo esto sin saber qué ha sucedido en la gran manifestación del viernes, confiando en que la plaza cairota de Tahrir no sea otro Tiananmen. Porque este Oriente, además, no es el Oriente Medio que llaman los norteamericanos, es nuestro próximo Oriente. Muy próximo.

 

Luis Grau Lobo

About this Archive

This page is an archive of entries from Febrero 2011 listed from newest to oldest.

Enero 2011 is the previous archive.

Marzo 2011 is the next archive.

Find recent content on the main index or look in the archives to find all content.